martes, 8 de noviembre de 2011

El valor de la educación y el precio de la enseñanza

Publicado en Reeditor


¿Qué diferencia hay entre los centros públicos y privados/concertados respecto a la composición de su alumnado? ¿Hasta qué punto el asistir a una u otra red condiciona el futuro escolar y social del individuo?

Gregory Mankiw, profesor de Harvard y ex-asesor de la administración Bush, platea en su blog un dilema que se le ha presentado. Dicho dilema hace referencia a la instalación de un nuevo instituto en el barrio donde vive, uno de los más caros y prestigiosos de la zona, y que las autoridades rechazan financiarlo porque aseguran que es demasiado avanzado y causaría desigualdades respecto a otras zonas más pobres.

Con toda seguridad si los hijos del Sr. Mankiw fuesen a ese instituto llegarían a ser grandes eminencias y muy probablemente magníficos profesores de Harvard. Pero si les quedase un resquicio de humanidad en sus corazones plagados de soberbia, implantados por una sociedad capitalista que se les ha sido inculcada desde los pocos segundos de vida, podrían llegar a preguntarse si los grandes logros que han conseguido han sido fruto de sus esfuerzos personales o si es un generoso legado familiar.

“Toda persona tiene derecho a la educación. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.”
Art.26 - 2 Declaración Universal de los Derechos Humanos

Seguramente que los hijos del Sr. Mankiw no se planteen nunca como han llegado a ser lo que son, no porque no quieran, sino porque es lo único que han visto. En una educación privada se veta la posibilidad de una diversidad cultural, ya que los centros están dirigidos a un tipo muy específico de alumnos, lo que supone que se creen más distanciamiento entre las diferentes clases sociales.

En los centros públicos existe una mayor diversidad, pudiendo indagar en diferentes culturas y aprender a respetar al extraño y al diferente, realizando un ejercicio de empatía diario y de solidaridad. Probablemente el nivel educativo sea mejor ya que los docentes públicos han de pasar unas complicadas oposiciones que los califican como los mejores para ese puesto.


El problema reside a la hora de buscar empleo. Eres consciente que al salir del centro educativo empiezas desde cero, y debes escalar poco a poco los escalones necesarios para encontrar un empleo acorde con tus expectativas más realistas.

Los estudiantes de centros privados de alto nivel económico se relacionan diariamente con personas de su mismo nivel social y económico, y que a su vez son parte de familias importantes con importantes cargos en importantes empresas multinacionales, lo que produce unos vínculos que al finalizar los estudios, estos estudiantes tengan más facilidades para encontrar un empleo acorde con su nivel social que se han ido forjando en su centro privado, no tanto académicamente sino socialmente. Cerrándose así un círculo donde solo las personas con capacidad económica pueden indagar, a no ser que alguna familia quiera asegurar el futuro de su heredero/a haciendo un macro esfuerzo económico para poder matricularlo/a en un centro de un nivel social superior a sus posibilidades. Lo cual supone un riesgo, ya que el poder ciega y una vez en la cumbre, a veces tiramos la escalera con la que hemos podido subir.

Personalmente pienso que los prejuicios y separaciones sociales van más allá de las puntuaciones académicas de un centro escolar, las separaciones empiezan en la misma elección del centro, que viene determinada del nivel socio-económico que se disponga, es decir, las separaciones sociales vienen definidas del propio nivel social.

Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”. Albert Einstein.

LINKS

·         La injusticia de la educación privada con sus propios destinatarios (http://decirenlibertad.blogspot.com/2009/05/la-injusticia-de-la-educacion-privada.html)
·         Blog Gregory Mankiw: http://gregmankiw.blogspot.com/
·         El derecho al aprendizaje permanente: http://impreso.elnuevodiario.com.ni/2006/05/07/opinion/18836

2 comentarios:

  1. Me encanta tu reflexión. Me identifico plenamente con ella.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Marcos. Me alegra que te haya gustado

    ResponderEliminar